Posicionamiento del tercer hombre defensivo en defensas individuales.

Hoy subimos uno de esos detalles que muchas veces nos pasan desapercibidos a la hora de estudiar a un equipo rival y ver cómo es la mejor manera de atacarlos. Hoy os hablamos del posicionamiento del tercer hombre o ala contraria en una defensa individual y las implicaciones que puede tener.

Ya sabemos perfectamente la importancia del tercer hombre defensivo en el fútbol sala actual, con la mayoría de equipos defendiendo con defensas de cambios en las que los cortes cambiados por la primera línea son recogidos por el mismo. Bien, pues aunque en una defensa individual no suele haber cambios de ese estilo (si que puede haberlos en situaciones especiales como bloqueos, sobreposiciones etc), el posicionamiento de ese tercer hombre puede dar un estilo de defensa individual u otra. Ese tercer hombre puede tener un posicionamiento más abierto o más cerrado. Vamos con los pros y contras y lo que repercute en ataque esa diferencia.

Cuando hablamos de un tercer hombre más abierto, es decir, más alejado del eje y casi con la misma altura que la primera línea, es porque la defensa individual prioriza la responsabilidad individual por encima de la colectiva incluso casi permitiendo que les pongan en línea. Esto tiene de desventaja que cuentas con menos posibilidad de cobertura para la 1ª línea, pero consigues tener más presión a balón cuando el balón llega a ese tercer hombre ofensivo. En ataque, si vemos esta posibilidad podremos tratar de atacar ese espacio detrás de ese tercer hombre, con una diagonal entre cierre y ala de balón, por ejemplo.

En cambio, cuando hablamos de alas contrarias o tercer hombre más cerrado hablamos de defensas individuales que priorizan la responsabilidad colectiva a la individual, acercando a ese defensor más hacia el eje e incluso en una altura anterior posibilitando que haya una línea defensiva más. Esto tiene de ventaja que contamos con una posibilidad de ayuda en caso de que la 1ª línea sea superada, pero contamos con menos presión a balón en cuanto el balón llegue al tercer hombre ofensivo, ya que el defensor a pesar de intentar desplazarse en trayectoria para llegar a ser primera línea, siempre llegará más tarde que si estuviera menos pendiente de ser cobertura. En ataque, deberemos leer el grado de cobertura que tiene la 1ª línea para ocupar el espacio contrario.

Este es un pequeño resumen de la importancia de ese tercer hombre y su comportamiento dentro de la defensa colectiva. En el vídeo se ve más claro en dos equipos con defensas individuales como son Jaén y Osasuna, pero cuyo 3er hombre está colocado de diferente manera.

 

© 2019 Jorge Palos. Creado con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now