Final de temporada. Vuelvo a confiar en el trabajo.

Este fin de semana ha sido el primero en el que no ha habido partido, en una temporada en la que tener 3 partidos semanales era la tónica habitual. Ha sido una temporada increíble, en la que he tenido la suerte de entrenar a 3 equipos exitosos, y que me ha servido para volver a creer.

El año pasado, dos de estos equipos que tanto éxito han tenido este año eran juveniles y cadetes de primer año. Fue una temporada bastante dura y no ganamos muchos más partidos de los que perdimos (con el juvenil sacamos 4 puntos en toda la temporada). Trabajábamos como nadie entre semana, con conceptos y movimientos que nadie hacía y llegaba el fin de semana y no conseguíamos ganar a pesar de proponer siempre más que el equipo rival. Sabes que estas en un año complicado, de cambio de categoría y que es parte del proceso, pero aun así la esperanza y las dudas salen a relucir. No sabes si estás haciendo cosas mal, si quizás lo que propones no es lo correcto, además de recibir feedbacks externos del tipo: ‘’quizás deberías enseñar menos y ganar más’’. Todo ello se junta y acabas dejando de creer en el trabajo y en ti mismo a pesar de ver que los protagonistas y los que me más sufren en la pista, siempre confían y siguen haciendo lo que se les propone.

Por suerte la temporada acabó y tras un verano de desconexión la ilusión siempre se recarga. Y hasta aquí las dudas. Esta ha sido la temporada de la vuelta de la confianza. Propusimos nuestra identidad siempre y ganamos casi siempre. Ganamos siendo nosotros, conseguimos cosas increíbles, vimos los resultados de los infinitos errores que tuvimos el año anterior multiplicados por mil, y me di cuenta de que todo requiere tiempo y que la espera habría merecido la pena de tantos dolores de cabeza pasados.

He vuelto a creer que con trabajo se consiguen cosas inexplicabes. Cosas tangibles como acercarse a la victoria y cosas mejores todavía que no se pueden describir ni comparar a 3 puntos o incluso un título o ascenso.

Este año todo reconocimientos, así es el deporte. No éramos tan malos antes ni tan buenos ahora. Sólo grupos de currantes que eligen el camino difícil pero cuya recompensa es mayor todavía. No volveré a dejar de creer.

¡En nada estamos de nuevo en la pista!

16/06/2019

© 2019 Jorge Palos. Creado con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now