DEFENSAS SUBJETIVAS. QUÉ SON, VENTAJAS E INCONVENIENTES.

Desde hace años tengo la costumbre de, cuando veo un partido de alto rendimiento (sea en directo o televisión), fijarme en ambos equipos en busca de patrones de juego ofensivos y defensivos, ya sea posicionalmente, en acciones a balón parado etc. Bien, pues hace un tiempo estaba viendo un partido en directo, fijándome en un equipo en concreto en busca de su patrón defensivo y me volví loco. Cuando parecía que había encontrado un comportamiento repetido, al momento no se repetía. Acabó el partido y lo entendí. No había patrones porque cada jugador percibía de una manera y actuaba en función de eso. Si desde la grada me costó todo un partido buscar patrones, que difícil debe ser de atacarlas, pensé.

 

Ese tipo de defensas se denominan defensas subjetivas porque dan libertad al jugador de decidir en función de unas premisas. En el fondo todas las defensas son subjetivas, ya que todo jugador percibe, decide y ejecuta diferente, pero la diferencia reside en si las premisas defensivas son más cerradas o abiertas.

Las ventajas de estas defensas son la incertidumbre que generan. Son defensas imprevisibles, con comportamientos abiertos y, por tanto, el ataque a las mismas es más complejo. Una buena manera de atacarlas sería realizar el scouting colectivo y, además, individual. Si observamos comportamientos de cada jugador podemos atacar en función de quien es el jugador defensor (quién suele cambiar, seguir, saltar…). Si yo sé que un jugador siempre que puede realiza un salto puedo tratar de generar situaciones en las que pueda saltar para atacar esa decisión, por ejemplo.

Sin embargo, como todo, estas defensas también tienen sus inconvenientes. Se trata de defensas muy complejas de realizar ya que necesitas jugadores con una lectura defensiva muy buena para que la decisión que tomen sea la mayoría de veces la correcta. Al final las situaciones cerradas, en la fase del juego que sea, tienen menos errores ya que los jugadores son meros ejecutores de lo que les pides, pero también más previsibles. Además, necesitas un equipo que se conozca muy bien ya que, de no ser así, un jugador puede esperar un comportamiento de un compañero y este realizar otro diferente. Esto tiene como consecuencia errores defensivos, desorden…

Como entrenador rival me parece cada día más fácil atacar defensas con comportamientos o patrones cerrados. Te permite adaptar tu ataque a lo que esperas que va a hacer el rival y, si los jugadores lo entienden, al final llevas el ritmo del ataque jugando sabiendo lo que va a hacer el rival. Si yo sé que la defensa rival es zonal, por ejemplo, fomentaré situaciones en las que hagan la defensa como quiero que la hagan para atacarla correctamente. En cambio creo que las defensas subjetivas permiten tener la iniciativa del juego ya que el rival no sabe tan claro que es lo que vas a hacer.

Nunca he entrenado un equipo con este tipo de defensas, ya que solemos utilizar patrones cerrados. Sin embargo, como atacante a defensas sin toma de decisión me parece mucho más fácil jugar sabiendo cómo va a reaccionar el equipo rival a cada movimiento ofensivo. ¡Tarea pendiente para futuros años!

© 2019 Jorge Palos. Creado con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now