PREMISA OFENSIVA: CONEXIÓN CON PÍVOT Y ENTRADAS.

Uno de los principios del juego es jugar con amplitud y profundidad. En este post hablaremos de la segunda. Aunque esa profundidad se puede conseguir desde el juego de 4 realizando un corte largo (en función de la presión a balón, tipo de defensa…) hablaremos de la manera más fácil de lograrla: colocando un pívot o falso pívot.

Jugar con pívot puede tener muchos objetivos pero creo que los más buscados son conectar con él rápidamente para salir de presión, progresar o finalizar. Esta última fase para mi es importante, y hay que saber cómo actuar cuando el pívot recibe en zonas cercanas a portería contraria.

Primero debes conocer a tu pívot, es decir, tienes que saber si tiene la capacidad de generar ocasiones él solo (girándose y finalizando), si es mejor pasador por la buena lectura de juego que tiene o si maneja ambos registros. En función de ello, habrá que aportar premisas para lograr situaciones de finalización. Si el pívot es muy dominante y puede generar una ocasión el solo, quizás podamos crearle situaciones de aclarado de espaldas para que juegue el 1v1 con su par. Si no, automáticamente deberemos realizar entradas hacia él para finalizar. Eso no quiere decir que si es buen atacante de espaldas no entremos nunca, o que si tiene buena lectura de juego siempre entremos, no todo es blanco y negro. Habrá que ir combinando en función del pívot, defensor, situación…

¿Cuántas veces hemos visto que el balón entra al pívot y, sin ningún movimiento de los otros atacantes se acaba perdiendo la posesión? Si el balón llega al pívot y no tenemos la intención de hacer un aclarado, hay que entrar a finalizar. Se puede entrar de manera directa, si es el jugador que conecta con el pívot el que entra; o indirecta, si entra un jugador que no ha sido el que ha conectado previamente. Además podremos entrar de ‘’primeras’’ o de ‘’segundas’’,  si somos la primera entrada que se produce sobre el pívot o la segunda, es decir, que entramos cuando ya se ha producido una entrada no efectiva y acudimos a ocupar el espacio dejado tras la entrada.

Sin embargo, todas estas premisas no valen con decirlas, si no que tenemos que fomentarlas en los entrenamientos. Una opción para conseguirlo, sería realizar tareas con comodines en el fondo (2v2, 3v3, una portería, dos…). Casi siempre valdrá para conseguir el objetivo, pero, si queremos potenciarlo, podemos poner como norma que no se pueda finalizar sin conectar con comodines o, para fomentar las entradas de segundas, no permitir finalizar en la primera entrada si no en la segunda.

Son situaciones importantes que un equipo debe dominar para mejorar en la fase de finalización. Aquí a continuación se incluye un vídeo explicativo con varios ejemplos de entradas diferentes sobre el pívot. Están incluidas entradas directas e indirectas con el pívot en la banda o el centro, entradas desde el centro, desde lado fuerte, lado débil y varias entradas de segundas.

© 2019 Jorge Palos. Creado con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now